One

HTC ONE MAX

Posted on Actualizado enn

Imagen

Los phablets están de moda, eso es algo que ya casi prácticamente nadie puede negar; los fabricantes se han embarcado en una carrera sin meta por ver quién la tiene más grande (la pantalla, por supuesto), y si hace no más de dos años y medio las 5,3 pulgadas del primer Galaxy Note nos parecían descomunales, ridículas incluso, hoy en día con las 5/5.2 pantallas como estándar para la gama alta, los phablets han tenido que buscar su sitio en diagonales aún mayores.

Con el Galaxy Note 3 de Samsung ya presentado, HTC no podía tardar mucho en dar a conocer a su mayor rival si no quería quedarse atrás, algo que sería desastroso para la situación de angustia económica que sufre la marca. Y así ha sido, ya tenemos entre nosotros al nuevo HTC One Max, la apuesta de HTC por el “gran” segmento de moda.

Imagen

Debido a problemas con Qualcomm, derivados de la situación económica de la compañía que os comentaba, HTC no ha podido montar el aclamado y reconocido procesador Snapdragon 800 en su buque insignia para lo que queda de año, quedándose un paso por detrás, en el también excelente Snapdragon 600. Flaco favor le hace el fabricante de procesadores a una de las empresas que más ha hecho por el sistema operativo Android y por el ecosistema de smartphones. Este procesador está acompañado por 2GB de RAM y GPU Adreno 320, calcando en este aspecto la configuración de su hermano el HTC One.

Como no podía ganar a su mayor rival en procesador, en HTC han pensado que podrían ganarle en pantalla, al menos en tamaño de pantalla, incorporando un impresionante panel Super LCD 3 de 5,9 pulgadas con resolución fullHD (374ppp), que ofrece todas las ventajas de la tecnología IPS sobre la Amoled, como son una mejor visibilidad en exteriores y una interpretación de los colores más realista.

Imagen

Este tamaño de pantalla junto con la incorporación de los dos altavoces frontales BoomSound y la utilización de materiales de altísima calidad como el aluminio hace que el smartphone tenga una apariencia premium, pero como contrapartida también hacen que el dispositivo se haga demasiado grande y pesado como para utilizarlo con una sola mano. No en vano sus dimensiones son de 164.5×82.5×10.29 mm y su peso de 217 gramos: no apto para todos los bolsillos (y no por el precio).

En cuanto a software nos encontramos con Android Jelly Bean 4.3, la última versión del sistema de Google, personalizada con la capa sense de HTC, la versión 5.5, con Blinkfeed (desde ahora desactivable) y otros añadidos de interés.

Como novedad tecnológica curiosa encontramos el sensor de huellas dactilares en la parte trasera del terminal, siguiendo la tendencia marcada por el iPhone 5s, y añadiendo funcionalidades como el desbloqueo con varios dedos para acceder a apps preseleccionadas.

Comparte también la cámara ultrapíxel del One y la cámara frontal, además de la opción de 32 GB de almacenamiento. Sin embargo lo que no comparte  con el One el la capacidad de la batería, que en este caso es de 3300 mAh, y tenemos la posibilidad de insertar una micro sd y retirar la tapa trasera (ojo, según parece la batería no se puede sacar).

Cómo veis, a todas luces parece una versión vitaminada del HTC One con más pantalla, más batería (para compensar el gasto energético) y algunas funciones extra. ¿Preparado para competir con la nueva generación de súper phablets? Tiene competencia muy dura, pero a los fans del buen diseño y calidad de materiales del One a buen seguro les atraerá.

Nada fijo se sabe aún sobre el precio de comercialización del dispositivo, sólo que se podrá comprar con una funda que mejoraría su autonomía con otros 1200mAh.

ASPHALT 8 AIRBORNE, ANÁLISIS

Posted on Actualizado enn

Imagen

Como prometí hace un par de días, hoy me dispongo a analizar el recién presentado Asphalt 8: Airborne, el último título de una franquicia que se está ganando un nombre en el territorio de los juegos de carreras para plataformas móviles; algo parecido a la fama que se ganó need for speed en sus primeros años para videoconsola.

El juego está disponible desde el pasado 22 de agosto en la AppStore y en Google Play a un precio de 0,89 euros, y para ir abriendo boca os dejo con el tráiler promocional:

En este nuevo juego Gameloft nos ofrece un estilo de conducción de lo más arcade (más aún si cabe que en Asphalt 7) que nos brinda largas horas de diversión y acción.

Nada más abrir el juego, tras la pantalla de inicio nos encontramos un menú atestado de opciones que puede llegar a abrumar en un primer momento, pero que una vez te familiarizas con él se va haciendo más intuitivo y utilizable. Se ha modernizado la estética de todos los menús y se ha simplificado el acceso a las carreras mediante una vista de cuadrícula en la que veremos las carreras disponibles en nuestro nivel.

Imagen

El modo historia está dividido en 8 temporadas, cada una con un nombre que alude a anteriores versiones de Asphalt (así, la temporada 4 se llama elite racing, la 6 adrenaline, la 7 heat, y así), cada una de ellas con entre 12 y 33 carreras, por lo que podemos ver tenemos aseguradas unas cuantas horas de juego antes de “pasárnoslo”.

Conduciremos en una gran variedad de circuitos y escenarios distintos donde podremos dar rienda suelta a la imaginación y conducir el coche por infinidad de atajos, rampas, túneles…

La dinámica del juego es variable según el tipo de carrera (clásica, eliminación, infección…), pero en casi todos los tipos además de correr debemos derrapar, derribar rivales y hacer acrobacias para conseguir más nitro o para cumplir objetivos. Al cumplir estos objetivos ganaremos dinero, estrellas y experiencia, lo que nos hará ir progresando en el juego.

Cuanto más dinero tengamos, más podremos gastar en comprar nuevos coches o mejorar los que ya tenemos.

Imagen

Lo más destacable sean quizá las acrobacias, dando un giro de tuerca en el género y añadiendo grandes dosis de diversión y espectacularidad (es algo parecido a lo que podíamos hacer el riptide GP, pero claro, con coches queda bastante más emocionante). Pero lo más sorprendente de todo es que han conseguido un juego muy divertido sin que parezca surrealista o alejado del género de carreras de coches, que es su esencia. Los gráficos y las físicas de conducción tienen parte que ver en esto.

La experiencia de juego es fluida y sin parones, lo que indica que el juego está bien optimizado para poder jugarlo sin problemas en un gran número de terminales (yo lo probé en un HTC One X, que es mi actual smartphone, y que ya no es lo que se dice gama alta). Esto no quiere decir que vaya a ir fluido en un Galaxy mini o un ace, pero tampoco necesitamos un S4.

Imagen

La otra gran novedad es el modo infección, en el que el último piloto se “infecta” con nitro ilimitado y va golpeando a los otros pilotos.

Como en todos los juegos, tenemos compras in app, pero en este caso no son tan odiosas e indispensables como en otros juegos, nada que no podamos suplir con nuestra habilidad (recordemos que es un juego de pago, aunque sea barato).

El catálogo de coches es bastante amplio para el tipo de juego e incluye algunas rarezas como en lamborghini veneno (que hace de portada del juego), el audi r8 e-tron, mercedes sls electric, gta spano, ferrari fxx o el rarísimo mercedes benz silver lightning, además de otros más mundanos como el audi rs3 o el toyota gt 86.Imagen

Disponemos además de un modo online en el que podremos unirnos a salas multijugador con otros usuarios al más puro estilo autolog (motor online de nfs).

La dificultad va en aumento conforme aumentamos niveles y cada vez es más fácil tener un accidente.

Podremos compartir nuestros resultados en facebook o google+ y sincronizar nuestras partidas con google play games, y, nunca está de más decirlo, es compatible con el mando Moga Controller, por si quieres convertir tu Android en una videoconsola portátil.

Imagen

Respecto al Asphalt 7 es notable un aumento de la dificultad, así como de la acción y la diversión; y un pequeño detalle que quizá parezca insignificante: los coches se ven un poco más pequeños para dejar más espacio el la pantalla al entorno, algo apenas perceptible.

En definitiva, un juego con el que podremos pasar largos ratos de entretenimiento y diversión a cambio de unos casi ínfimos 90 céntimos, lo único que se me ocurre decir ahora es que sin duda merece la pena y no te arrepentirás si lo compras. Si siguen así, la franquicia Asphalt se va a colocar en un lugar de referencia en el género de juegos de carreras para dispositivos móviles, aunque la competencia es dura, y ni EA con su saga nfs (esperando la versión Android de “Rivals”) ni Firemonkeys con su Real Racing 3 se lo van a poner fácil.

Descárgalo en:

Google Play https://play.google.com/store/apps/details?id=com.gameloft.android.ANMP.GloftA8HM&hl=es

Apple AppStore: https://itunes.apple.com/es/app/asphalt-8-airborne/id610391947?l=en&mt=8

Cualquier duda que tengáis sobre el juego, sobre algo relacionado con él o sobre este blog en general podéis dejarla en los comentarios, o tambien podéis comentar para decir “Hola” si no se os ocurre nada mejor….

ANDROID 4.2.2 Y SENSE 5 DESEMBARCAN EN EL HTC ONE X

Posted on Actualizado enn

Imagen

A paso lento pero seguro, podemos decir que htc está intentando volver poco a poco a la senda del éxito, y esta senda pasa no sólo por captar nuevos clientes con sus nuevos modelos, sino también por mantener contentos a los que ya son sus clientes, y esto se materializa con las actualizaciones de software.

Mantener actualizado un terminal no es sólo unas cuantas mejoras estéticas y de rendimiento (en ocasiones muy importantes), sino que hay veces en que se puede ver como algo emocional, una especie de vínculo entre el fabricante de tu dispositivo y tú: sientes que tu smarphone sigue vivo, que no se han olvidado de él con el paso del tiempo…

Y esta vez le ha tocado al HTC One X, terminal bandera de la firma taiwanesa del pasado año 2012, y a su versión potenciada, el One X+.

Imagen

La descarga tiene un tamaño aproximado de 379 MB y responde a la versión de software 4.18.401.2, brindándonos la interfaz de Sense 5 y Android 4.2.2 en una dupla elegante y funcional.

Imagen

Como principales novedades encontramos Blinkfeed, el nuevo cajón de aplicaciones personalizable de desplazamiento vertical, Quick Settings, la posibilidad de incluir widgets en la pantalla de bloqueo, el indicador de la batería restante en la barra de estado… además de un profundo rediseño de todas las aplicaciones y widgets propios de HTC como son el dialer, la app de cámara, la app de música (que ahora permite visualizar las canciones con sus letras y con una animación de fondo), el navegador, etc.Imagen

Imagen

En definitiva, podríamos decir que a partir de ahora podemos disfrutar de la interfaz del nuevo HTC One en nuestros HTC One X, una interfaz elegante y fluida como ninguna (he de decir que estoy realmente asombrado con la importante mejora en la fluidez, hasta el punto de que estoy a punto de olvidar el significado de la palabra lag).

Esperemos que en HTC sigan así con su política de actualizaciones y que pronto veamos Android 4.3 en el HTC One y, a posteriori, en el One X y One X+ también, haciendo honor a su hastag #HTChange.

Un cordial saludo desde aquí, #starkintech, y espero veros pronto por aquí.

PD: Me acabo de hacer con el asphalt 8 airborne, por lo que es probable que mañana tengáis la review (después de que me pase la tarde probándolo hasta dejarme los ojos XD)

PD2: Sabéis que me encanta recibir comentarios verdad?

MOTOROLA MOTO X, O CÓMO DEBERÍAN PROGRESAR LOS SMARTPHONES

Posted on

Imagen

 

Sin duda la presentación del Motorola Moto X, antes conocido y rumoreado como Motorola X Phone, ha sido uno de los acontecimientos que más han llamado la atención a los más geeks de Android, ya que se tenían muchas esperanzas depositadas en este proyecto, había muchas espectativas de que se convirtiera en el mejor de los smartphones con Android y que sería un rival que haría temblar al iPhone; y nos ha decepcionado…o no.

Puede que el hardware no sea el más potente, ni la pantalla la de mayor resolución, ni tiene el procesador de más núcleos o con la mayor frecuencia, ni la cámara con más megapíxeles. No tiene nada de eso, pero la pregunta es: ¿de verdad es necesario todo eso para ofrecer la mejor experiencia Android nunca vista?

La verdad es que deberíamos pararnos a pensar en lo que de verdad importa, o nos importa, de un smartphone. El moto X está intentando poner fin a la ridícula carrera en la que se ven inmersos los fabricantes, una carrera en la que nos venden cifras, en la que quien tiene la pantalla más grande es mejor, en la que no hay límite para los núcleos del procesador, una carrera por el absurdo.

El moto X intenta demostrarnos que no hace falta una resolución fullHD para que una pantalla de 4,7 pulgadas se vea estupendamente bien (siempre habrá quien diga que distingue entre 320ppp y 400ppp, pero nunca sabremos si dice la verdad), y es que a partir de la comunmente llamada resolución retina, lo único que conseguimos con más píxeles en la pantalla es ralentizar y sobrecargar el funcionamiento del procesador.

También nos demuestra que lo importante no es el número de núcleos de un procesador, sino como se gestionan y a que se dedican esos núcleos: el Moto X equipa un procesador Qualcomm Snapdragon S4 Pro dual-core a 1,7 Ghz (oh, no! un smartphone gama alta con procesador dual core y que además funciona fluido y sin lag!!) al que motorola a añadido un procesador independiente para la síntesis de voz y otro para gestionar los sensores.

Con todo ello se consigue un teléfono que te escucha en todo momento (puedes despertarlo simplemente pronunciando “ok google now”) y con un nuevo y avanzado sistema de notificaciones en pantalla, que no por ello gasta demasiada batería. Es decir, conseguimos un teléfono inteligente un poco más inteligente.

Otro ejemplo de ello es su cámara, que con 10 Mpx y un buen software dedicado a sacarles el máximo partido consigue resultados sorprendentes.

En este sentido parece que Google y Motorola sí que han puesto a Apple en el punto de mira, tratando de aprender de su oponente para poder vencerle, ya que el iPhone últimamente se ha caracterizado por no vender cifras, sino una experiencia de usuario limpia, simple y muy rápida, un teléfono no potente pero sí efectivo. Y en este espejo se ha mirado Motorola para desarrollar el Moto X, un smartphone que por hardware podríamos considerar de gama media pero sin embargo se vende como gama alta, al precio de un gama alta. Si echamos un vistazo a las ventas de Apple, parece que esto no importa demasiado al cliente tipo de un iPhone, ya que no busca especificaciones punteras, sino un teléfono de calidad que haga lo que le pides en cuanto se lo pides, que te distraiga poco y no comprometa tu productividad.

Motorola también ha hecho los deberes en lo que a calidad y materiales se refiere, pero poniendo especial atención a algo que a Apple se le suele olvidar, y la principal razón por la que Android es tan querido y especial, y a su vez tan distinto de iOS, la personalización. Y es que la carcasa trasera del Moto X la podemos pedir casi en cualquier acabado que se nos ocurra, y además podemos personalizar cosas como el anillo de la cámara e incluso pedirlo con un grabado personalizado en la parte trasera.

Imagen

 

En definitiva, podemos decir que este Moto X se acerca a lo que busca un cliente de Apple, aunque sin traicionar demasiado los principios de Android, con una pantalla amplia y cómoda pero que no penaliza la portabilidad del equipo. Un smartphone elegante y ergonómico que hará las delicias de más de uno.

Visto esto, está claro el cometido que Google le ha encomendado a este Moto X: parecerse al iPhone para robarle cuota de mercado a este teléfono en EEUU, uno de los únicos sitios en los que Apple no ha sucumbido al dominio de Android.

Aunque sospecho que a los más puristas de Android seguramente les gustará más el próximo Nexus 5, que según los rumores será tambien fabricado por Motorola, y a un precio más o menos contenido, como nos tiene acostumbrados Google desde el Nexus 4.

¿QUÉ SMARTPHONE COMPRAR? PARTE 3: GAMA MEDIA A BUEN PRECIO

Posted on

bq-aquaris2HTC-Desire-X-3V-white

En las 2 partes anteriores os he hablado se buenos smartphones, con grandes prestaciones y un rendimiento espectacular, pero con unos precios quizá no demasiado accesibles para la mayoría de los consumidores. Pues bien, ha llegado el momento de que eso cambie, porque la gama media también existe, y está repleta de terminales funcionales y con un rendimiento más que aceptable por un precio más reducido.

En este caso he elegido para la comparativa a dos de los mejores representantes de la gama media actual: el BQ Aquaris y el HTC Desire X.

HISTORIAS DIFERENTES

El Aquaris llega para convertirse en el primer smartphone de la marca española BQ, y parece que debido a su reducido precio se está ganando la confianza de muchos usuarios que han decidido darle una oportunidad. Aunque está basado en un terminal chino, la distribución y puesta a punto del terminal la realiza BQ, y he de decir por experiencia que su servicio técnico roza la excelencia (soy poseedor de una tablet BQ Edison y un e-reader BQ Cervantes Touch Light y no he tenido ningún problema con ellos).

Por otro lado, el terminal de HTC llega para devolver su brillo a la aclamada gama Desire, que parecía olvidada. Como ya sabemos, HTC no pasa por su mejor momento financiero, pero trata de recuperarse poco a poco cubriendo distintos nichos del mercado con pocos terminales pero de gran calidad (parece que con el HTC One no se equivocaron, ya que sus ventas ya superan los 5 millones de unidades).

HARDWARE

En ambos dispositivos nos encontramos un hardware que hubiese sido calificado como gama alta hace apenas dos años, cuando el Samsung Galaxy S2 reinaba con su procesador dual core.

En el caso del BQ nos encontramos con un procesador Mediatek con base Cortex A9 de doble núcleo a 1Ghz acompañado con una GPU  PowerVR™ Series5 SGX y 1 GB de RAM, lo que le dota de potencia suficiente para el día a día de un usuario medio. En cuanto al almacenamiento interno nos encontramos con unos escasos 4GB, pero acompañados de una tarjeta micro sd de 32 GB cortesía de la propia BQ, por lo que a efectos prácticos dispondremos de hasta 36 GB. En cuanto a conectividad nos encontramos con disponibilidad para todas las redes hasta 3G+, GPS, bluetooth, WiFi, etc. Cabe mencionar el hecho de que este es un smartphone dual sim, es decir, que acepta dos tarjetas SIM para utilizarlas de manera simultánea. La batería es de 1600 mAh.

En cuanto al HTC tenemos un procesador Qualcom Snapdragon dual core Cortex A9 a 1Ghz con tarjeta gráfica Adreno 203, unos componentes que gozan de algo más de renombre que los del Aquaris, aunque de potencia similar. También están parejos en cuanto a almacenamiento, 4GB y ranura micro sd de hasta 32 GB, pero en el caso de la firma taiwanesa la sd la tendremos que comprar a parte. La memoria RAM es de unos extraños y tal vez algo escasos (teniendo en cuenta sense 4) 768 MB. Conectividad la habitual (sin LTE ni infrarrojos). La batería es de 1650 mAh.

Como orientación sobre la potencia de estos terminales podemos mencionar sus resultados aproximados en los benchmarks más conocidos, como Quadrant y Antutu:

BQ Aquaris: Quadrant: 2700 Antutu: 6300

HTC Desire X: Quadrant: 2200 Antutu:6400

SOFTWARE

Una de las grandes ventajas del BQ Aquaris es la de contar con android nativo, sin complicadas capas de personalización que puedan afectar negativamente al rendimiento o a la fluidez del sistema, por lo que vemos que este smartphone se mueve de una forma sorprendentemente rápida teniendo en cuenta su ajustado precio, mostrando aptitudes que cerrarían la boca a muchos que pudieran pensar que un smartphone asequible y poco conocido es sinónimo de una mala experiencia de usuario. En este punto la experiencia con el terminal de BQ es satisfactoria para lo que le pueda exigir un usuario medio (tampoco nos vamos a poner a jugar dos horas a Modern Combat 4)

A nivel de software, el mayor inconveniente del Aquaris el la versión de Android con la que sale a la luz: 4.o, que aunque es algo anticuada, por lo menos es mejor que la de algunos rivales que siguen estancados en Gingerbread (qué daño hace la fragmentación a la imagen que la gente pueda tener de Android!). No obstante, la marca ya se ha pronunciado al respecto, asegurando que los usuarios dispondrán de Android 4.1 más pronto que tarde (dicho sea que esta marca suele cumplir sus promesas en cuanto a actualizaciones se refiere).

En el caso de HTC vemos la habitual capa sense en su versión 4, la que llevaba el HTC One X, sobre Android 4.0. Desgraciadamente desde HTC nada se sabe sobre una posible actualización a Jelly Bean, y la intrusiva capa sense no ayuda en absoluto. El sistema se mueve bien, aunque algo ralentizado por dicha capa de personalización, que hace que el lag se haga patente más de lo que nos gustaría.

Dicho esto, punto para el Aquaris en este apartado: a veces menos es más.

CÁMARA

El Aquaris monta un sensor de 8 megapíxeles,  cifra que promete pero que no cumple las espectativas. Mucha resolución, sí, pero la cámara del Aquaris no es del todo buena ni consigue los resultados que podríamos esperar de una cámara de 8 megapíxeles. No obstante, teniendo en cuenta que el precio es bastante bajo, no podemos exigirle demasiado. Al menos cuenta con flash led.

El HTC lleva una cámara de 5 megapíxeles con flash led. Sobre el papel, podría parecer que en el apartado de la cámara sería una victoria para el BQ, con cámara de 8 MP, sin embargo, el software destinado a la cámara que emplea HTC está muy trabajado, como siempre, y hace que consigamos unos resultados bastante aceptables.

Victoria para el terminal de HTC pues.

PANTALLA Y MULTIMEDIA

En el Aquaris encontramos una pantalla de 4,5 pulgadas con resolución qHD 960×540 px con tecnología IPS y un ángulo de visión de 178 grados. Sin llegar a ser HD, la verdad es que se ve bastante bien, no en vano arroja unos aceptables 240 píxeles por pulgada.

La resolución del Desire X es algo menor: se queda en 480×800 px, sin embargo, la diagonal de la pantalla es de tan sólo 4 pulgadas, lo que hace que la densidad de píxeles no se vea afectada, quedándose en 233 ppi. La tecnología de la pantalla es la ya conocida Super LCD.

En el apartado multimedia, la colaboración con Beats Audio y los altavoces microperforados del HTC se lo ponen realmente difícil al Aquaris, cuyo sonido es más bien pobre. Hay que decir que si bien HTC se distingue por un sonido de gran calidad al conectar unos auriculares, el sonido por el altavoz del teléfono suele ser bastante bajo.

El BQ sólo puede ganar a la hora de visualizar vídeos, con su generosa pantalla de 4,5 pulgadas.

MATERIALES Y CONSTRUCCIÓN

Aquí es donde HTC suele hacer las cosas muy bien, distinguiéndose del resto de fabricantes. El Desire X está diseñado en policarbonato, similar al del One X del año pasado, y sus reducidas dimensiones lo hacen muy manejable y ligero (115 gramos aprox.)
En bq tampoco descuidan demasiado ese tema, pero su principal meta es conseguir un precio ajustado, lo que hace que la calidad de los acabados de este Aquaris no de sensación de calidad en absoluto, pero puede que eso se nos olvide cada vez que recordamos su precio. Además, los 150 gramos de peso, algo excesivos para su tamaño, y los más de 10 mm de grosor no es que ayuden precisamente.

CONCLUSIONES
El bq es mejor si…
image

_Buscas la mejor relación precio-prestaciones.
_Quieres un dispositivo con Android puro, sin capas de personalización.
_Por comodidad prefieres una pantalla más grande.
PRECIO: 179.9 euros

El HTC es mejor si…
image

_Buscas un término que de sensación de calidad y solidez en la mano.
_Ves más práctica una pantalla más reducida, lo que conlleva en un terminal más ligero y portable.
_Consideras importante el aspecto multimedia y el software dedicado a ello.
PRECIO: 220 euros aprox.

 

ENCUESTA STARK IN TECH

Posted on

Con el objetivo de descubrir cuál es para vosotros el mejor smartphone de lo que va de 2013, os he preparado esta encuesta en la que podréis votar con total libertad vuestras preferencias. Al acabar Junio publicaré un post-resumen acerca del smartphone ganador de nuestra encuesta. Vota y hazte oír en Stark In Tech #starkintech.

¿QUÉ SMARTPHONE COMPRAR? PARTE 1: LA GAMA ALTA

Posted on Actualizado enn

Imagen

Inicio esta sección ¿qué smartphone comprar? con el objetivo de daros algunas nociones a la hora de tratar de vislumbrar cuál es el mejor smartphone con Android que podemos encontrar en cada segmento del mercado. La dinámica de la sección se basará en una serie de comparativas que enfrentarán dos a dos a las mejores opciones del mercado actual. Hoy empezaremos con dos terminales que son, dentro de lo bueno, lo mejor, la excelencia hecha smartphone, productos premium, el último escalón al que podemos acceder en la gama alta del sistema operativo Android. Si aún no lo habéis adivinado, se trata del HTC One y el Samsung Galaxy S4.

HISTORIAS DIFERENTES

El panorama de estas dos marcas, HTC y Samsung, no podría ser más distinto. Si bien HTC fue una de las primeras marcas en apostar por Android en sus inicios (allá por 2008 con el HTC G1, más conocido como HTC Dream), ahora mismo no está pasando por su mejor momento debido, en parte, a que la marca taiwanesa se durmió en los laureles con la gama Desire, y sobre todo a la falta de publicidad.

Samsung, por otro lado, es la reina de la publicidad y por esto mismo domina el mercado de forma casi monopolística. Es cierto que ha sido uno de los fabricantes que más ha evolucionado en los últimos años: desde el primer galaxy s, con un sospechoso parecido al iPhone de la época, siguiendo con el S2, que duplicaba los núcleos del procesador, hasta el S3, que los volvía a duplicar convirtiéndose en quad core (aunque cabe remarcar que no fue el primero, ese privilegio se lo atribuye el también excepcional HTC One X)

Entonces tenemos, por un lado, al indiscutible aspirante a heredar el trono a mejor smartphone Android, el Galaxy S4, de la dinastía imperial de los Galaxy S; y, por otro lado, a todo un luchador que busca recuperar la corona como mejor fabricante Android que le fue arrebatada a sus antepasados: el HTC One. Que comience la batalla.

HARDWARE

En este aspecto estos dos terminales son tan parecidos que incluso llevan el mismo procesador: el realmente potente Snapdragon 600, la mejor alternativa en procesadores móviles hasta la llegada de su hermano mayor, el Snapdragon 800, y de su competencia directa, Nvidia Tegra 4.

En el caso del One este procesador corre a una velocidad de 1,7 Ghz, y se ve levemente superado por el S4, que implementa una velocidad de 1,9 Ghz.

Ambos están dotados de 2GB de memoria RAM para poder mover todo el software adicional que implementan.

No hace falta decir que con semejantes características todo el sistema corre fluido, la experiencia de navegación es satisfactoria (sobre todo en el navegador de serie del One) y ambos pueden sobradamente con cualquier aplicación o juego que tenga la osadía de desafiarles. Es más, me atrevería a decir ue son smartphones demasiado potentes para los requisitos de casi cualquier usuario.

Con tan similares prestaciones, las puntuaciones en benchmarks como Quadrant o AnTuTu apenas varían entre ambos:

Imagen

Imagen

Llegados a este punto cabe mencionar que el Galaxy S4 dispone de otra versión con procesador Exynos 5 Octa, de ocho núcleos, que dado a su limitación geográfica es poco probable que lo veamos por aquí, por lo que lo he descartado de la comparativa.

CÁMARA

He de decir que nunca me han gustado demasiado los Samsung, siempre he sido más de HTC pero aquí quizá llegamos a un punto en el que HTC ha innovado demasiado: la cámara ultrapíxeles. Se trata de una cámara de 4,3 megapíxeles pero con la llamada “tecnología ultrapíxel”, que hace los píxeles algo mayores logrando capturar hasta un 300% más de luz, siendo inbatible en fotos en interiores o con poca luz, pero que flaquea demasiado cuando nos decidimos a hacer zoom en la fotografía. HTC argumenta que la mayoría de las fotos que realizamos con el móvil están destinadas a redes sociales y en la mayoría de ellas no nos paramos a hacer zoom, y si no lo hacemos, el extra de luz hace que las fotos se vean bastante bien. Otra ventaja de esta tecnología es que las fotos a 4,3 MP ocupan bastante menos espacio que a 8 ó 13 MP, por lo que a la hora de transferirlas o subirlas a redes sociales los tiempos de carga serán notablemente menores.

Samsung ha sido más conservadora en este aspecto, implementando una cámara de 13 MP con sensor Exmor RS, una apuesta segura en lo referente a cámaras para dispositivos móviles. Además, Samsung ha realizado un gran trabajo con el software de la cámara, logrando unas fotos de gran calidad y con infinidad de extras como ese que emplea la cámara frontal para tomar fotografías dobles y que sospecho que nadie lo usará pasada una semana en la que estás enseñando el teléfono a todos tus conocidos.

Ambos graban vídeo a 1080p y tienen modo HDR

SOFTWARE

Llegamos a uno de los apartados más importantes y a la vez polémicos de estos dos terminales, el software.

En el caso de Galaxy S4 vemos Android 4.2 camuflado con el extraño color verde de Touchwiz (que a mi personalmente me recuerda a Android 2.2 Froyo o 2.3 Gingerbread), mientras que en el HTC apenas reconocemos Android 4.1.2 bajo la súper intrusiva aunque algo más elegante capa Sense.

Como sabemos, tanto HTC como Samsung son quizá los fabricantes que más personalizan el sistema operativo con capas de personalización propias, y es que llegados a este punto muy poca gente no conoce ya Touchwiz o Sense, las que probablemente sean las dos mejores capas de personalización sobre Android, aunque quizá sean también dos de las más pesadas.

Ambas capas han evolucionado en el tiempo: Touchwiz ha ido aumentando funcionalidades hasta aportar una increíble aunque no siempre útil cantidad de añadidos a Jelly Bean. Sense, por contra, ha ido simplificándose para hacerse más fluida y menos pesada, aunque no por ello renunciando a funcionalidades importantes como el novedoso BlinkFeed (una especie de lector de feeds social integrado en el escritorio) o la colaboración con Beats Audio, así como tampoco ha perdido su indudable elegancia.

Con ambos terminales debemos tener en cuenta que el hecho de tener una capa personalizada encima del sistema operativo ralentiza las actualizaciones (de forma algo más acusada en el terminal de HTC),y el exceso de software adicional puede llegar a ralentizar el funcionamiento del equipo (de forma especialmente acusada en es Samsung, en el que el bloatware empieza a convertirse en un verdadero problema: aplicaciones que jamás utilizarás como samsung hub, sensores por doquier que tienen poca funcionalidad a parte de fardar con tus colegas…y así hasta comerse casi la mitad del almacenamiento disponible en la versión de 16GB, que se convierten en poco más de 8).

Imagen

Volviendo a las diferencias entre ambas capas, la más notable la encontramos en el cajón de aplicaciones, con un scroll horizontal y fondo transparente en el S4 y scroll vertical con fondo negro y sin perder el widget de reloj y tiempo para el HTC.

Si no somos amantes de las capas de personalización y preferimos android nativo, quizá nos interesen más las versiones “Google Edition” de estos dos terminales, aunque supongo que serán bastante más difíciles de encontrar.

Imagen

PANTALLA Y MULTIMEDIA

Imagen

En el apartado de la pantalla vemos como la resolución 1080p se está convirtiendo en el nuevo referente para la gama alta, y me gustaría pronunciarme al respecto: queridos lectores, la retina humana sería capaz de distinguir hasta 447 píxeles por pulgada (sí, nos engañaron con lo de “pantalla retina”), pero, sin embargo, un adulto normal y corriente y que no necesite de gafas suele distinguir alrededor de 300ppi, una densidad que ya se conseguía con pantallas 720p. Lo que quiero decir con esto es que en una pantalla de alrededor de 4.7 pulgadas que solemos sujetar a unos 30cm de los ojos, una pantalla 1080p es puro márqueting, ya que dudo que el 90% de los usuarios pueda distinguir a simple vista una resolución de otra. Es decir, se vería igual de bien con 720p y el rendimiento del procesador sería mejor al no tener que mover una resolución tan exagerada, que tendría mucho más sentido en tablets.

Dejando de lado mi opinión personal, la pantalla del HTC One podría ser el mejot panel LCD jamás fabricado para un smartphone. Sus 4.7 pulgadas arrojan una densidad de 468ppi, superior a la que la retina de cualquier ser humano será capaz de distinguir nunca. Su respuesta y ángulos de visión son excelentes, y se ve muy bien incluso bajo luz solar.

El Galaxy S4 monta un display de 4.99 pulgadas (5 para los amigos) con tecnología super amoled FullHD que, si bien sigue saturando demasiado los colores (la del One los muestra mucho más naturales) es cierto que ha mejorado mucho, paliando algunos de los defectos que este tipo de tecnología venía arrastrando. Su densidad de píxeles es de 441ppi, para quien disfrute con esos datos.

Si en el apartado de la pantalla podíamos tener nuestras dudas de cual era mejor en función de nuestros gustos (si preferimos colores más vivos y saturados o más reales y apagados, si preferimos negros puros o blancos bien conseguidos…), en el apartado de sonido no me cabe la menor duda de que el HTC sale victorioso ante este o cualquier otro rival.

BoomSound marca un referente en cuanto a altavoces en un terminal móvil. El HTC One equipa 2 altavoces situados uno a cada lado de la pantalla, con lo que se consigue un sonido estéreo y focalizado hacia nosotros: 10/10 para HTC en este aspecto.

Mencionar también que el sonido del S4 no es nada malo y se escucha bastante fuerte y claro, pero no tiene nada que hacer con el sistema de altavoces del One, que en esta ocasión también se beneficia de Beats Audio incluso sin auriculares.

MATERIALES Y CONSTRUCCIÓN

En Samsung se han decidido a seguir con su costumbre de emplear plástico en la construcción de sus modelos. Desde el punto de vista práctico se podría decir que es el mejor material para un dispositivo móvil que solemos llevar siempre en el bolsillo dado su menos peso y su mayor flexibilidad. Cabe destacar el gran trabajo que ha realizado la marca coreana para embutir una pantalla de 5 pulgadas en un cuerpo idéntico al del S3 y conseguir un peso de tan sólo 130 gramos y un grosor de 7.9 milímetros, sin duda un gran acierto de Samsung en aras de la movilidad y funcionalidad, ya que al ser de plástico y no unibody podemos extraer la batería e introducir tarjetas micro sd.

En HTC, por contra, se han decidido por un cuerpo metálico, y les ha quedado fabulosamente bien. El aluminio da un aspecto premium que nunca habíamos visto en un terminal Android, y que le confiere una sensación de calidad en la mano que ni el mismísimo iPhone podría superar. Sin embargo, utilizar metal tiene sus inconvenientes: el primero de ellos es el peso de 143 gramos (que no está demasiado mal para este material) y el grosor de 9.3 mm, algo abultado para los tiempos que corren. Tampoco podremos acceder a la batería ni aumentar el almacenamiento mediante micro sd (sólo podemos confiar en el acuerdo con Dropbox, pero el S4 también lo tiene). Además cabe destacar que la mayor rigidez del aluminio hace que se abolle con mucha facilidad, y se expone más a rozaduras.

CONCLUSIONES

Entonces…¿cuál es el mejor?. No me odiéis por no mojarme, pero depende del punto de vista desde el que se mire:

EL ONE ES MEJOR SI…

Imagen

_Queremos un terminal premium que parezca que vale cada centavo que ha costado.

_Queremos un rendimiento excepcional que nos haga enorgullecernos de Android.

_Hacemos muchas fotos en interiores.

_Nos interesan los añadidos como Blinkfeed.

_Somos amantes de la música y de los vídeos en YouTube.

_Apreciamos la innovación y el trabajo que la marca ha hecho con este fantástico terminal.

Precio libre: 595 euros (amazon)

EL GALAXY S4 ES MEJOR SI…

Imagen

_No nos importa pagar 600 euros por un teléfono de plástico a cambio de un peso reducido y batería extraíble, además de una pantalla más grande que la del One.

_Queremos un gran rendimiento

_Somos de esas personas a las que le encanta el temido bloatware de Samsung, o de ese 1% de personas que usa cosas como Samsung Apps o music hub, o te gusta fardar delante de tus amigos de como tu teéfono es capaz de reconocer en cada instante donde está tu mirada gracias a sus sensores.

_Queremos recibir actualizaciones lo más rápido posible sin tener un nexus.

_Queremos empapelar nuestra habitación con una foto sacada desde el móvil.

Precio libre: 605 euros

Como veis ambos son dos grandes terminales y parece que, este año sí, nadie se atreve a poner a uno por encima del otro: la decisión final dependerá de nuestros gustos personales y de la afinidad que tengamos por una u otra marca. Yo me quedaría con el One si la cámara de ultrapíxeles tuviese algún que otro píxel más y se pudiese extraer la batería.

ESPECIFICACIONES COMPLETAS:

Galaxy S4

GENERAL Red GSM 850 / 900 / 1800 / 1900 – HSDPA 850 / 900 / 1900 / 2100 – LTE 800 / 1800 / 2600
Anunciado 2013, Marzo
Status Disponible
TAMAÑO Dimensiones 136.6 x 69.8 x 7.9 mm
Peso 130 g
DISPLAY Tipo Super AMOLED touchscreen capacitivo, 16M colores
Tamaño 1080 x 1920 pixels, 4.99 pulgadas
– Soporte multitouch
– Pantalla Gorilla Glass 3
– Interfaz de usuario TouchWiz
– Sensor acelerómetro para auto rotación
– Controles sensibles al tacto
– Sensor de proximidad para auto apagado
– Sensor giroscópico
– Barómetro
– Sensor de temperatura y humedad
– Sensor Geomagnético
RINGTONES Tipo Polifónico, MP3, WAV
Customización Descargas
Vibración Si
– Conector de audio 3.5 mm
MEMORIA Agenda telefónica Entradas y campos prácticamente ilimitados, Foto de llamada
Registro de llamadas Prácticamente ilimitado
Slot de tarjeta microSD hasta 64GB
– 16GB/32GB/64GB memoria interna, 2GB RAM
– Procesador Exynos 5 Octa octa-core 1.6 GHz / Qualcomm Snapdragon 600 1.9GHz (según región), GPU PowerVR SGX 544MP / Adreno 320
CARACTERÍSTICAS GPRS Si
Velocidad de datos
OS Android OS, v4.2.2 Jelly Bean
Mensajería SMS, MMS, Email, Push Mail, IM, RSS
Navegador HTML5
Reloj Si
Alarma Si
Puerto infrarrojo Si
Juegos Si
Colores Blanco, Negro
Cámara 13 MP, 4128 x 3096 pixels, autofocus, flash LED, geo-tagging, detección de rostro y sonrisa, foco táctil, estabilizador de imagen, HDR, captura simultánea, video 1080p@30fps, cámara frontal 2.0MP 1080p@30fps
– GPS con soporte A-GPS; GLONASS
– Brújula digital
– S Voice
– Smart Stay (seguimiento de ojos)
– EDGE
– 3G HSDPA 42.2Mbps / HSUPA 5.76Mbps
– 4G LTE
– Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac; DLNA; Wi-Fi Direct; banda dual
– Bluetooth v4.0 A2DP, EDR, LE
– microUSB 2.0
– Integración con redes sociales
– NFC
– Salida TV via MHL
– Cancelación activa de ruido con micrófono dedicado
– Reproductor de video MP4/DivX/XviD/WMV/H.264/H.263
– Reproductor de audio MP3/WAV/eAAC+/AC3/FLAC
– Organizador
– Editor de imagen/video
– Editor de documentos (Word, Excel, PowerPoint, PDF)
– Integración Google Search, Maps, Gmail, YouTube, Calendar, Google Talk, Picasa
– Memo/comandos/discado de voz
– Manoslibres incorporado
– Ingreso predictivo de texto
BATERÍA Standard, Li-Ion 2600 mAh
Stand-by Hasta 370 h
Tiempo de conversación Hasta 7 h

HTC One

GENERAL Red GSM 850 / 900 / 1800 / 1900 – HSDPA 850 / 900 / 1900 / 2100 – LTE
Anunciado 2013, Febrero
Status 2013, Marzo
TAMAÑO Dimensiones 137.4 x 68.2 x 9.3 mm
Peso 143 g
DISPLAY Tipo Super LCD3 touchscreen capacitivo, 16M colores
Tamaño 1080 x 1920 pixels, 4.7 pulgadas
– Soporte multitouch
– Pantalla Gorilla Glass 2
– Sensor acelerómetro para auto rotación
– Sensor de proximidad para auto apagado
– Sensor giroscópico
– Controles sensibles al tacto
– Interfaz de usuario HTC Sense 5
RINGTONES Tipo Polifónico, MP3, WAV
Customización Descargas
Vibración Si
– Conector de audio 3.5 mm
– Beats Audio
– Parlantes Stereo
MEMORIA Agenda telefónica Entradas y campos prácticamente ilimitados, Foto de llamada
Registro de llamadas Prácticamente ilimitado
Slot de tarjeta No
– 32GB/64GB almacenamiento interno, 2GB RAM
– Procesador Qualcomm APQ8064T Snapdragon 600 quad-core 1.7GHz, GPU Adreno 320
CARACTERÍSTICAS GPRS Si
Velocidad de datos
OS Android OS, v4.1.2 Jelly Bean
Mensajería SMS, MMS, Email, Push Email, IM
Navegador HTML5
Reloj Si
Alarma Si
Puerto infrarrojo Si
Juegos Si
Colores Negro, Plateado
Cámara 4 MP UltraPixels, 2688 x 1520 pixels, autofocus, flash LED, geo-tagging , captura de video y fotos simultáneos, HDR, video 1080p@60fps, cámara frontal 2.1MP 1080p@30fps
– GPS con soporte A-GPS y GLONASS
– Brújula digital
– Tecnología Beats Audio
– EDGE
– 3G HSDPA / HSUPA
– 4G LTE
– Wi-Fi 802.11 a/ac/b/g/n; DLNA; Wi-Fi Direct; banda dual
– Bluetooth v4.0 A2DP
– NFC
– microUSB 2.0
– Cancelación activa de ruido con micrófono dedicado
– Integración Google Search, Maps, Gmail, YouTube, Google Talk, Picasa
– Integración con redes sociales
– Reproductor de audio MP3/AAC+/WAV/WMA
– Reproductor de video DivX/XviD/MP4/H.263/H.264/WMV
– Radio FM Stereo con RDS
– Salida TV (vía MHL)
– Organizador
– Visor de documentos
– Memo/discado/comandos de voz
– Manoslibres incorporado
– Ingreso predictivo de texto
BATERÍA Standard, Li-Po 2300 mAh

Esto es todo por ahora, atentos a la segunda parte de esta sección, con terminales no tan caros y no tan buenos, pero también geniales.

Hasta la vista.