GP Canada

¿YA NADIE CREE EN MCLAREN – HONDA?

Posted on Actualizado enn

1573564-33468662-1600-900

El mundial de fórmula 1 de 2015 ya ha visto pasar 7 carreras, y las cosas no pintan bien para uno de los equipos llamado a ser la revolución de esta temporada. A principios de año era el equipo de la esperanza, el equipo que aseguraba brindar a Fernando Alonso la oportunidad de luchar por su tercer título mundial, el equipo al que todos daban como el sucesor en el ciclo de la hegemonía de Mercedes, y quizá toda esa expectativa haya sido una losa demasiado pesada para el equipo.

Tras 7 carreras, entre los tres pilotos que han corrido a bordo de los monoplazas británico-japoneses (Alonso, Button y Magnussen) acumulan 4 puntos y 8 abandonos, un promedio nada positivo que es de todo menos esperanzador. Tras lo visto en Canadá, con los dos coches retirados por problemas de fiabilidad mecánica y con graves problemas de consumo de combustible desde la primera vuelta, la paciencia de muchos aficionados se ha ido agotando. Ya sabíamos que el circuito Guilles Vilenueve no era para nada propicio para los propulsores Honda, y que sus largas rectas sacan a relucir su acusado déficit de velocidad punta, pero tras el pequeño soplo de aire fresco que supusieron los puntos en Mónaco y el buen rendimiento general (aunque no materializado de nuevo a causa de la fiabilidad) en Barcelona, quizá esperábamos algo más de este equipo que un doble abandono. No esperábamos un milagro, pero tampoco hacer el ridículo. Que dos pilotos campeones del mundo tengan que conducir como “amateurs” (como puntualizó Fernando por radio durante la carrera) para no disparar el consumo de su monoplaza y que, como premio, obtengan un abandono, es cuanto menos doloroso de ver, y cosas como la forma de aguantar posición  de Alonso a Vettel demuestran que el talento humano está ahí, pero la mecánica no acompaña. Sinceramente, con el color negro en el monoplaza y la colección de abandonos que está sufriendo (3 seguidos), Alonso debe pensar que de alguna forma ha vuelto a Minardi…

Los problemas de motor ya nos los esperábamos para este año, pues la normativa actual no deja demasiado margen de maniobra a los nuevos fabricantes de motores, pero en el GP de Mónaco se demostró que quizá tampoco el chasis estuviera a la altura de un coche que aspira a ser campeón a corto-medio plazo.

31 (1)

Esta clase de problemas es la que suelen tener los nuevos equipos en la Fórmula 1, y en el caso de McLaren Honda casi podemos decir que lo son, ya que el planteamiento chasis-motor es completamente nuevo.  El problema reside en que nuestra expectativa como aficionados era demasiado alta desde el principio, se nos vendió que McLaren preparaba un coche campeón, y lo esperábamos a la primera de cambio, como si la alianza McLaren-Honda, sólo por el hecho de materializarse, fuera a devolverles de pronto y sin previo aviso la hegemonía de la que gozaban a finales de los 80.

Dicho esto, tengo que romper una lanza en favor del equipo McLaren Honda, y es que, aunque los resultados no han sido buenos, se nota que el equipo se mueve, es dinámico, el coche progresa, y lo hace a un nivel que sólo una escudería histórica como McLaren puede permitirse. Carrera a carrera hemos visto como las nuevas piezas aerodinámicas funcionaban, como el ritmo de los monoplazas iba recortando segundos a la cabeza. Sinceramente creo que ni siquiera ellos mismos esperaban empezar tan abajo, pero la dirección es buena y, si hubiesen tenido el motor listo y un poco más pulido para los últimos test de pretemporada, probablemente la historia habría sido muy distinta.

31

Sobre la decisión de Alonso de cambiar Ferrari por Mclaren, pocos quedan ya que piensen que no se ha equivocado pero, desde mi humilde opinión, creo que hizo lo que debía hacer. Empezar un nuevo proyecto en este deporte es un reto complicado, y la normativa juega en contra, pero sobre todo es un reto emocionante, ver a un equipo partir de cero y llegar a la cima puede ser una de las mejores sensaciones que puede experimentar un piloto (sobre todo uno que está aburrido de coleccionar segundos puestos), conseguirlo, sin embargo, es otra historia…