Mi5 Pro

XIAOMI MI5, UN GAMA ALTA MUY SERIO

Posted on Actualizado enn

xiaomi-mi5-header-720x405

Estos últimos días, como siempre suele ocurrir con el Mobile World Congress de Barcelona, han sido una auténtica locura en el mundo Android, una incesante cascada en forma de presentaciones de los nuevos flagship de las principales arcas para este cuasi recién estrenado 2016. Algunos de los dispositivos que hemos visto eran de lo más conocidos y esperados por todos, como es el caso del Galaxy S7 o el LG G5, y otros nos han sorprendido a más de uno, como la nueva familia Xperia X de Sony.

Pero hoy no estoy aquí para hablaros de toda esta marabunta de móviles hiper conocidos de primeras marcas, sino para dar mi opinión sobre el flagship de una marca que es novata en esto del MWC y, de hecho, es la primera vez que está en él para presentar sus dispositivos abiertamente fuera de China (aunque, como ya comentaremos más adelante, no se vaya a dar de momento una expansión internacional y seguirán sin comercializar en estos mercados). Se trata de Xiaomi (o Mi, como ellos mismos tratan de denominarse fuera de China), y su nuevo y aclamado buque insignia, el Mi5.

Han pasado ya más de 20 meses desde la presentación del Mi4 hasta que Hugo Barra se subiese al escenario en el MWC y mostrase a los miles de ojos inquietos que le observaban la nueva gran revolución de la marca; y la espera ha merecido la pena. Como su propio eslogan reza, el Mi5 es todo lo que habías imaginado, e incluso más.

1366_2000 (1)

Pero antes de pasar a contaros la retahíla de especificaciones de rigor, me gustaría puntualizar lo bien llevada que me ha parecido que ha estado la presentación de Hugo Barra. Si bien en algunos puntos pudiera parecer que se le veía algo tímido y escaso de palabras, en mi opinión personal bajo esa alicortada sonrisa subyacen la emoción y el nerviosismo propio de cuando tienes algo grade que contar. Una presentación propia de un geek, al detalle, especificando cada especificación (valga la redundancia), las cuales os cuento a continuación:

Empezando por uno de los componentes más importantes de un smartphone, el procesador, son muchos los que han elucubrado con que el retraso de Xiaomi a la hora de presentar su nuevo flagship se basaba en que querían evitar a toda costa el 810 de qualcomm y sus sonados problemas de calentamiento, las cuales arecen ser ciertas, ya que en el nuevo Mi5 nos encontramos el Snapdragon 820, la última bestia parda de Qualcomm, un derroche de potencia donde los haya. En esta ocasión nos encontramos con un quad-core a distintas velocidades según las distintas versiones: 1,8Ghz para la versión de 3GB de RAM y 32GB de almacenamiento y 2,15Ghz para el resto de versiones (3/64 y 4/128GB). Como no podía ser de otra manera en el apartado gráfico nos encontramos con una GPU Adreno 530, que si sigue la estela de la 430 se convertirá fácilmente en la GPU más potente del mercado (y así lo verifican los benchmarks proporcionados por la propia Xiaomi, con 50000 puntos en Antutu sólo para el apartado 3D, alcanzando una puntuación total de 142000 puntos).

xiaomi-mi5-02-w782

Otro aspecto importante a la hora de valorar un dispositivo móvil es el diseño, y aquí he de reconocer que Xiaomi me ha encandilado de mala manera. Tenemos un acabado en metal y cristal para las versiones básicas y otro acabado en cerámica para la versión Pro. Desde mi punto de vista el smartphone es precioso, elegante donde los haya (sobre todo en su versión en color negro) y manteniendo unas dimensiones y un peso contenido (que parece ya una característica difícli de encontrar). Más concretamente tenemos 144,5mm de alto, 69,2mm de ancho y  7,25mm de grosor con un peso de 129 gramos, y todo esto sin renunciar a una batería de 3000mAh (no extraíble, por supuesto). Algo en lo que pusieron mucho énfasis fue en que su cámara trasera no sobresale del cuerpo del dispositivo, como sí ocurre en otros smartphones de la competencia, y eso que han montado un sensor de 16Mpx junto con autoenfoque, doble flash y un estabilizador óptico 4-axis que va a dar mucho que hablar. La cámara frontal es, por cierto, de 4Mpx.

1366_2000

Quizá lo único que rompe el equilibrio de diseño general del smartphone (con esa trasera de vidrio curvada en los extremos que, pese a que a algunos le pueda parecer una inspiración en el S7, es tan sólo el perfeccionamiento del diseño introducido por Xiaomi en su gama Mi Note) es el botón central, que aloja en sensor de huellas, en mi opinión demasiado alargado, y que recuerda demasiado a un Galaxy S5 de forma totalmente innecesaria.

En cuanto a la pantalla, tenemos 5,15 pulgadas con resolución fullHD. Algunos la tacharán de conservadora, pero un servidor no e necesario invertir en 2k para un tamaño de pantalla tan contenido. Si la representación del color y el brillo es bueno (y parece que es el caso) es más que suficiente.

En cuanto al software nos encontramos MIUI 7 basada en Android 6.0 Marshmallow y el resto del paquete de especificacones lo completan el NFC, Dual SIM, LTE Cat.12, Bluetooth 4.1 y carga rápida QuickCharge 3.0.

1366_2000 (2)

Como veis, estamos delante de un paquete de especificaciones y unos acabados y diseño capaces de por sí de impresionar a cualquier amante de la tecnología, pero la cosa no acaba ahí y, si por algo es conocida Xiaomi es por ofrecer una de las relaciones calidad-precio más favorables del mercado, y en este caso no iba a ser diferente. Si atendemos al precio local en RMB y a la conversión de divisas actual, nos encontraríamos con un precio base para la versión más modesta inferior a los 300 euros. No obstante, como decía antes, Xiaomi no comercializa sus productos de forma oficial en el mercado Occidental, por lo que deberemos recurrir a las siempre odiosas intermediarias las tiendas de importación, y el precio se inflará notablemente, aunque seguirá siendo extremadamente competitivo. Por poner un ejemplo, Geekbuying lo tiene en su catálogo de preventa a 379 euros la versión de 3/32GB, 436 para la de 3/64GB y 505 euros para la versión Pro con acabado cerámico y 4/128GB.

xiaomi-mi5-prices-720x404

Definitivamente, si en un futuro próximo Xiaomi se atreviese a salir de forma oficial al mercado europeo o americano veríamos a las marcas tradicionales en muy serios apuros, ya que tendrían que bajar los precios de sus flagships prácticamente a la mitad para ser competitivos.